Transporte marítimo contenerizado comienza a ser impactado por la incertidumbre

2019-07-04
Debido a desaceleración económica, Guerra Comercial y nuevos fenómenos fuera del alcance de las navieras

El transporte marítimo de contenedores de hoy enfrenta una serie de vientos en contra. De acuerdo al recientemente publicado informe Container Forecaster elaborado por Drewry, destaca las preocupaciones por la desaceleración de la economía mundial avivada por la actual guerra comercial entre EE. UU. y China (aunque por el momento en pausa), la creciente tensión geopolítica en muchas regiones del mundo y una industria debatiéndose ante las desafiantes nuevas regulaciones de emisiones.

Sin embargo, más allá de estos, también comienzan a aparecer una serie de temores existenciales que podrían mermar la demanda del transporte marítimo en el futuro; a saber, la regionalización de las cadenas de suministro de la industria manufacturera y el impulso creciente detrás de una campaña de bajo consumo de carbono y que tiene el potencial de cambiar fundamentalmente los hábitos de consumo global.

Por todas estas razones Drewry ha rebajado su pronóstico para el crecimiento del desempeño portuario a nivel global en 2019 a 3,0%, desde el anterior del 3,9%.

Simon Heaney, gerente senior de investigación de contenedores de Drewry y editor de Container Forecaster, dijo que "confiamos en que el comercio mundial se recuperará en 2020, pero dependerá en gran medida de los desarrollos fuera del control de las navieras".

Indicó además que “una mayor difusión de las políticas proteccionistas podría frenar el crecimiento, especialmente si EE. UU. apunta su objetivo arancelario a otros de sus socios comerciales. Sin embargo, podría haber cierta ventaja para el comercio si se reubica más producción manufacturera fuera de China”.

Y aseguró que "la potencia de exportación asiática ha reducido progresivamente su requerimiento de insumos extranjeros, ahogando la demanda de bienes intermedios, por lo que cualquier cambio hacia economías menos autosuficientes debería darle un poco de impulso al comercio", Heaney.

En tiempos tan impredecibles, Drewry cree que el riesgo de una interrupción temporal del suministro aumenta.

En la ruta Transpacífico, por ejemplo, las diferencias de opinión sobre la fortaleza de la temporada alta en el tercer trimestre han llevado a estrategias divergentes por parte de las navieras. Algunas están disponiendo buques adicionales, lo que indica que esperan una repetición de la carrera por carga vivida el año pasado, mientras que otras son más prudentes y anuncian itinerarios en blanco para proteger tasas de carga y las tarifas spots de fletes.

“Se puede perdonar a las navieras por no tener todas las respuestas en esos momentos. Uno sospecha que incluso Nostradamus levantaría las manos con desesperación; tal es la inestabilidad de los actores principales. Sin duda, habrá algunos errores en el camino y el riesgo de problemas de suministro temporal se ha ido incrementado, ya sea producto de demasiados zarpes cancelados o transferencias de capacidad mal ubicadas entre las rutas", dijo Heaney.

Por MundoMarítimo 

Share On: