Tarifas de transporte marítimo muestran una ilusoria recuperación

2019-11-13
Aumento de la flota inactiva e impacto de costo de IMO2020 prevalecen sobre la demanda de capacidad

El mercado de contenedores spot se recupera en medio de un creciente número de buques fuera de operaciones y aumentos tarifarios por búnker. En lo que ha sido un año mayormente decepcionante para las líneas navieras, las tarifas de flete del mercado spot están disfrutando actualmente de un resurgimiento. El Índice Mundial de Contenedores de Drewry's – que observa ocho grandes rutas Este-Oeste - en las últimas dos semanas se ha incrementado en US$210 para devolver las pérdidas acumuladas en los dos meses anteriores.

Detrás de esta recuperación

Desde mediados de este año, las tarifas spot han disminuido significativamente con respecto al período correspondiente de 2018. Esto tiene menos que ver con el mercado actual y más con lo que ocurrió el año pasado, cuando la Guerra Comercial entre Estados Unidos y China impuso tarifas de flete sobrecargadas. Por lo tanto, las tarifas spot en el segundo semestre de 2019 estaban prácticamente destinadas a parecer muy débiles en comparación con un mercado artificialmente inflado.

El mercado actual no está en pleno florecimiento, pero ciertamente no es tan malo como parece inicialmente. Para Drewry, las menores tarifas del tercer trimestre de 2019 fueron consecuencia de una disminución del efecto multiplicador de la Guerra Comercial y de una vuelta a las tendencias de recorte de tarifas por parte de algunas navieras.

Es improbable que el actual renacimiento del transporte marítimo de bienes se deba a un auge inesperado de la demanda. Los volúmenes estaban moribundos en la temporada alta durante el tercer trimestre y, a juzgar por el uso continuado de los itinerarios en blanco, la situación no ha cambiado drásticamente.

Por el contrario, son los cambios en el lado de la oferta los que están impulsando las alzas. La flota ociosa se ha disparado con poco más de 1 millón de TEUs, o el 4,5% de la flota por unidad, a partir de la primera semana de noviembre. Esto representa 400.000 TEUs adicionales añadidos a la flota inactiva en un mes, lo que puede atribuirse a que se envían más buques a dique seco para la instalación de depuradores en vistas de la ya pronta aplicación de la normativa IMO2020.

Una flota ociosa mayor no produce automáticamente tarifas de flete más altas. El porcentaje de flota inactiva fue comparativamente alto en marzo, pero como esto coincidió con una pausa en la demanda relacionada con el Año Nuevo Chino, simplemente ayudó a elevar el piso de las tarifas en lugar de empujar el tope. Esta vez, sin embargo, parece que la demanda es lo suficientemente fuerte como para que reducciones similares de la oferta se traduzcan en mayores tasas de utilización y fletes.

De acuerdo a Drewry, la ocupación de los buques durante los meses en que se dispone de datos muestra una mejora marginal con respecto al año pasado, de ahí que en la consultora piense que las navieras estaban aplicando descuentos a las tarifas, pero cuando estén las últimas estadísticas esperan observar que el número de buques que navegaban en noviembre era mucho mayor que en los últimos tiempos.

A este impulso inflacionario se suma el hecho de que los transportistas están comenzando a hacer la transición hacia nuevos sobreprecios debido al mayor costo de los combustibles asociados a IMO 2020. Se espera que este proceso se intensifique en diciembre y que contribuya a un final de año potente para los transportistas, contrariamente a lo que se vio a finales de 2018.

Los extraordinarios acontecimientos de los últimos 18 meses más o menos - Guerra Comercial e IMO2020- han hecho que las comparaciones directas interanuales sean casi nulas, lo que dificulta aún más la evaluación precisa de la verdadera fortaleza del mercado al considerar únicamente las tarifas de flete. Aunque las navieras acogerán con satisfacción el incremento de las tarifas, también estarán conscientes de que es ligeramente ilusoria, ya que requirió una eliminación sustancial (y temporal) de tonelaje y una nueva y costosa regulación del búnker para conseguirlo.

Para Drewry las tarifas de flete seguirán aumentando debido al aumento de los sobreprecios del combustible, pero para las navieras la verdadera medida del éxito será si aumentan o no lo suficiente para cubrir los costos adicionales

Fuente:  MundoMarítimo

Share On: