Maersk comienza a navegar en océanos agitados por Donald Trump

2018-04-06
Las disposiciones arancelarias del presidente de EE. UU. se producen en un momento clave para la naviera

Es difícil imaginar en las actuales circunstancias que Soren Skou, el “moderado” líder de AP Moller-Maersk A / S y elocuente defensor del libre comercio y la globalización se lleve bien con el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asegura un reporte de Bloomberg.

Y es que Maersk, poseedor de la naviera portacontenedores más grande del mundo ha hecho más que muchos otros actores para facilitar el flujo de productos baratos desde Asia a los consumidores en los mercados de Europa y América del Norte, contribuyendo con ello a sacar a millones de personas de la pobreza y a mejorando el estilo de vida occidental, pero frenando a cambio el empleo industrial y los salarios en los países desarrollados.

Ahora Skou, se encuentra justo enfrente de Donald Trump, un “proteccionista por instinto”, en un momento que no podría llegar a ser más difícil para el grupo danés.

Maersk se encuentra en medio de una revisión estructural masiva que busca enfocar al conglomerado en la compleja gestión del transporte marítimo y de la logística. Sus actividades relacionadas con la energía, que representaron alrededor de un cuarto de las ventas, están siendo vendidas.

Y el proceso no ha sido sencillo. En 2017, la naviera sufrió un costoso ataque cibernético y los inversionistas se inquietaron cuando, el mes pasado, el reconocido director financiero de Maersk renunció abruptamente, luego de que la junta directiva le quitara algunas de sus responsabilidades. Las acciones cayeron un 35% desde un peak de referencia conseguido en el verano pasado del hemisferio norte.

Desafortunadamente para Skou, las acciones probablemente languidecerán mientras Trump siga amenazando con aranceles a cualquiera que se atreva a generar un superávit comercial frente a los EE. UU.

Por ahora, el mayor problema está más en las sensaciones que en la demanda propiamente tal. Maersk espera que los volúmenes de envío de contenedores se expandan alrededor del 3% en 2018. Eso está muy por debajo del crecimiento que disfrutaba la industria antes de la crisis financiera, cuando el comercio se expandía al doble de la tasa de producción económica mundial. Sin embargo, este número, debería dejar que Maersk obtenga ganancias este año después de dos años con cifras en la zona roja.

No todo es negativo 

La industria se está consolidando, lo que crea economías de escala y, eventualmente, este hecho debería apuntalar las tarifas de transporte debido a la menor competencia. Una integración más vertical, por ejemplo, haciendo que los buques de Maersk recalen en sus propios terminales, generará más ahorros. Mientras tanto, los activos petroleros de Maersk han alcanzado precios que generalmente excedieron las expectativas del mercado. Eso debería permitir una distribución “gruesa” a los accionistas.

Sin embargo, con la recuperación de los precios del petróleo, esto todavía se siente como un momento extraño para hacer una apuesta total en el transporte marítimo contenerizado.

Mientras que los competidores de Maersk prácticamente han dejado de ordenar la construcción de nuevos buques, hay mucha nueva capacidad preparada para abandonar los astilleros, lo que reduce la recuperación de las tarifas de los fletes.

E incluso si el discurso sobre aranceles de Trump resulta ser principalmente un “bluff”, los fabricantes están cada vez más inclinados a fabricar artículos cerca del lugar donde se consumen a medida que los salarios de las fábricas comienzan a equilibrarse entre los países del mundo.

En los índices de valores las acciones de Maersk ya no se ven muy bien. Existe una profunda brecha entre el lugar donde los analistas creen que deberían estar las acciones dentro de un año y dónde se encuentran ahora. Aun así, una compañía que representa una quinta parte de todo el comercio de contenedores podría permanecer como rehén del discurso de aumentos arancelarios de Trump.

Por MundoMarítimo 

            

    

Share On: