Líneas navieras: ¿Qué factores jugaron a su favor a diferencia de la crisis del 2009?

2021-03-22
Si bien se espera el peak del mercado para este trimestre, las líneas navieras miran optimistas a largo plazo

Las líneas navieras han salido mucho más fortalecidas de la pandemia de Covid-19 que de la crisis financiera de 2008 debido a una mezcla de generosas ayudas gubernamentales, volúmenes boyantes, alta disciplina tarifaria y un modesto portafolio de órdenes según reporta Alphaliner.

A pesar de un fuerte descenso del PIB mundial del 3,5% el año pasado, la movilización global de contenedores salió relativamente indemne en 2020, con una caída de los volúmenes de sólo un 1,4%.

Lo anterior contrasta con 2009, cuando el PIB mundial cayó sólo un -0,1%, pero el rendimiento de los contenedores se desplomó un -8,2%. Doce meses después del colapso de Lehman Bros, el Índice Alphaliner de Fletamento languidecía por debajo de los 40 puntos -su nivel más bajo-, mientras que el tonelaje ocioso había aumentado hasta el 10% de la flota total. Las cifras equivalentes un año después del estallido del Covid-19 muestran lo contrario, con un tonelaje ocioso que representa sólo el 1% de la flota total, y las tarifas de fletamento alcanzando el nivel más alto en 13 años.

Varias tendencias han mantenido altos los volúmenes de contenedores: los consumidores que siguieron trabajando cambiaron su gasto de servicios a productos, lo que ha provocado un auge de las compras de consumo.

Mientras tanto, los programas masivos de estímulo del gobierno apuntalaron los ingresos de aquellos que se vieron afectados negativamente por la pandemia. Los altos volúmenes de productos de higiene relacionados con la pandemia también ayudaron a las líneas navieras. El cambio hacia los bienes de consumo parece confirmado por el desajuste entre la caída registrada por el FMI del 9,6% en los volúmenes totales del comercio mundial en 2020, que abarca tanto los bienes como los servicios, y la caída del 1,4% en la movilización de contenedores según Alphaliner.

La disciplina de las líneas navieras también se vio respaldada por un pequeño portafolio de órdenes que representaba el 11% de la flota o 2,6 MTEUs a principios de 2021. En cambio, en 2008, apenas unas semanas antes de la quiebra de Lehman Brothers, los pedidos alcanzaron un máximo de unos 7 Mteu, lo que representaba un enorme 60% de la flota en los océanos.

Para respaldar todo esto, esta vez los gobiernos invirtieron más dinero en la crisis. En junio de 2020, ya habían destinado US$10 millones en medidas de estímulo a la crisis económica, el triple que en toda la recesión de 2008-2009, según un informe de McKinsey & Co.

Mientras tanto, las cifras del FMI muestran que las "Economías Avanzadas" crearon paquetes de estímulo equivalentes a una media del 25% del PIB en 2020. Esto es incluso antes del reciente paquete de US$1,9 Treelion aprobado en los Estados Unidos.

Aunque Maersk, afirma que el mercado alcanzará su punto máximo este trimestre, el comportamiento de las líneas navieras indica que tienen una relativa confianza a largo plazo. En ese sentido, los principales armadores se han mostrado dispuestos a firmar contratos de fletamento a diez años, mientras que las órdenes de nuevos buques se acumulan.

La demanda reprimida y el enorme ahorro acumulado por los hogares durante la pandemia también podrían dar lugar a una nueva ola de compras una vez que la pandemia haya remitido.

Los pesimistas señalan, sin embargo, que los niveles actuales de e-commerce pueden caer una vez que pase la pandemia, ya que los consumidores vuelven a una economía impulsada por los servicios, mientras que los niveles de desempleo no están claros una vez que el apoyo de los gobiernos retroceda. Incluso con una previsión de aumento del 3,4% para la movilización de contenedores en el año en curso, no devolverá los volúmenes a los niveles previstos antes de la pandemia.

Por MundoMarítimo

Share On: