Guerra Comercial: Ruta Transpacífico podría beneficiarse tras agudización de la disputa entre EE.UU. y China

2019-08-07
Posibles nuevos aranceles a importaciones chinas generarían nueva carrera en el transporte de contenedores

El breve cese de las hostilidades comerciales entre Estados Unidos y China apenas duró un mes. Como era de esperar, la tregua acordada durante la reunión del G20 en Japón a finales de junio finalizó a través de Twitter cuando el Presidente de los EE.UU., Donald Trump, anunció el 1 de agosto que se impondría un nuevo arancel del 10% a otros US$300 millones en productos chinos, con efecto a partir del 1 de septiembre.

Las últimas observaciones indicaron que el arancel podría aumentar hasta al menos igualar el 25% aplicados a US$250.000 millones en productos de importación chinos ya sujetos a aranceles adicionales.

Desde Drewry se señaló que el ambiente dado por el G20 no se iba prolongar, ya que todos los acuerdos anteriores de este tipo finalmente se desbarataron. Sin embargo, la velocidad del colapso fue algo sorprendente. Se estimó, primeramente, que el Presidente Trump podría continuar con algunos “ruidos de sables” para el espectáculo, pero que se resistiría a cualquier acción real que pudiera dañar directamente la economía de los EE.UU. antes de las elecciones generales del próximo año.

El análisis de Drewry muestra que el despliegue de los aranceles de EE.UU. se ha dirigido progresivamente a los bienes de consumo junto con una mayor exposición al abastecimiento de China, lo que significa que será más difícil proteger a los estadounidenses de los aumentos de precios de estos productos, lo que a su vez podría perjudicar las posibilidades de reelección de Trump.

Pero djando a un lado la política, la consultora cuestiona ¿qué significa la escalada de la Guerra Comercial para el mercado de contenedores?

Para el largo plazo, Drewry mantiene la opinión de que el creciente proteccionismo es un factor negativo para el crecimiento de los contenedores, potencialmente mitigado por la sustitución de las rutas comerciales y una mayor fragmentación de la producción fuera de China. Sin embargo, podría haber algunas ventajas a corto plazo.

Las guerras arancelarias del año pasado provocaron un aluvión de carga en la ruta Transpacífico, ya que los BCOs adelantaron los envíos para evitar la imposición de aranceles más altos a las importaciones por parte de Estados Unidos, lo que provocó un aumento de los fletes.

No obstante, la diferencia en esta ocasión es que los propietarios de la carga tienen menos tiempo para prepararse y con tiempos de tránsito entre China y la Costa Oeste de los Estados Unidos tomando aproximadamente 14 días, sólo se producirá una pequeña ventana durante las primeras dos semanas de agosto para que los expedidores puedan organizar el adelanto de las cargas para cumplir con la nueva fecha límite.

Por lo tanto, Drewry estima un breve aumento en las tarifas de fletes en la ruta Transpacífico específicamente a USWC al ser la ruta más rápida a Estados Unidos, durante la primera quincena de agosto. La amenaza de nuevos aumentos arancelarios podría hacer que el proceso se extienda hasta después del 1 de septiembre, pero no se espera que las tarifas de flete repitan el mismo fuerte aumento del año pasado.

De acuerdo al Drewry la escalada de la Guerra Comercial elevará las tarifas spot en lo que se perfilaba como una temporada alta moribunda, pero el menor tiempo disponible probablemente impedirá que se repitan las épicas ganancias ocasionadas por los fletes del año pasado.

Por MundoMarítimo 

Share On: