El resurgimiento de la economía latinoamericana y el impacto en la carga aérea

2018-07-04
Repunte de consumo asiático y precio del petróleo impulsan actividad comercial

Hace una década atrás era escaso ver aviones de carga repletos de víveres frescos desde Latinoamérica con destino a Asia, pero actualmente la recuperación de la economía brasilera, combinada con una alta actividad de e-commerce, están activando el movimiento de carga aérea perecible proveniente de la región latinoamericana. De acuerdo con un artículo publicado en la edición de julio de 2018 de Air Cargo World y analizado en profundidad por el equipo de MundoMaritimo, el impacto de la crisis de corrupción política que afectó a la industria petrolera brasilera hace un par de años está desvaneciéndose, dando paso a una economía más sana y que podría ver cifras positivas hacia fines de este año.

Según indica el director de desarrollo estratégico y negocio de carga del aeropuerto de Río de Janeiro, Patrick Fehring, “la baja en el volumen de exportación de petróleo sumado a la caída de los precios afectó seriamente a la industria de carga del país y, por ende, a la región. Pero ahora estamos frente a una mejor situación, junto con la irrupción del e-commerce y la amplia variedad de venta disponible a través de internet”, lo que impulsa el movimiento de carga aérea.  Andrés Bianchi, CEO de LATAM Cargo coincide con este argumento, agregando que para 2018-2019 “se espera que las tarifas se recuperen frente a una mayor demanda de capacidad”. Las cifras publicadas por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo –IATA, por sus siglas en inglés- lo respaldan, indicando un aumento interanual de 17,4% en marzo y 10,8% en abril en Latinoamérica, el más alto registrado en cualquier región para el mismo periodo.

Un pedazo para cada uno

Todas las empresas de carga aérea quieren sacar provecho de esta alza en la demanda, pero resulta más complejo que simplemente redirigir vuelos desde zonas ricas en alimentos hacia destino en Europa, Estados Unidos y Asia. Se requieren vuelos completos de ida y vuelta, o casi completos, en cada viaje para que el negocio sea viable. Por lo tanto, mientras el avión puede salir de un origen latinoamericano lleno de frutas y verduras, no necesariamente regresará a ese mismo punto lleno de bienes de consumo. De acuerdo con el artículo, especialistas de la industria de carga aérea indican que los vuelos hacia los destinos del hemisferio norte suelen despegar con el 100% de su capacidad, pero que el regreso no supera el 55%, en el mejor de los casos.

Esto indica que hay una demanda estable de productos frescos latinoamericanos en Estados Unidos, Europa y Asia, pero que la importación en la región es débil, lo cual hace difícil establecer rutas rentables para una aerolínea.

De salmón a arándanos, flores y espárragos

El origen del alza de la demanda está en la entrada de alimentos exóticos a Hong Kong, China y el resto de Asia con un aumento nunca antes visto. Uno de los grandes responsables del alto volumen es Alibaba, comercio electrónico que ha incursionado exitosamente en la venta de alimentos perecibles a través de sus plataformas digitales, acostumbrando a sus consumidores a recibir productos como salmón, arándanos y pimienta brasilera con apenas un clic en su App en cualquier época del año.

El retailer chino ha puesto a disposición de sus clientes flores, espárragos y todo tipo de frutas, verduras y carnes frescas. La mayor sofisticación del consumidor asiático lo hace dispuesto a pagar el costo adicional del despacho acelerado, aumentando la expectativa en la dinámica compra-entrega y equilibrando la relación entre la demanda desde Asia a Latinoamérica y viceversa.

Los desafíos a superar

Infraestructura, almacenamiento y capacidad son los problemas de un futuro no muy lejano para esta renovada industria del transporte aéreo de carga. En términos generales, la infraestructura a nivel regional deja mucho que desear y marca un punto de inflexión importante para la cadena de frío. Por ejemplo, Brasil está invirtiendo en desarrollo de infraestructura para un negocio que significa entre un 15-20% de recaudación para el aeropuerto (Río de Janeiro).

Capacidad de transporte, cupo en al aeropuerto y un lento procedimiento de aduanas son otras barreras que impiden el fluido desarrollo de este negocio; sobre todo en cuanto a tarifas, impuestos y documentación sanitaria para el ingreso de las mercancías a los diferentes mercados, ya que estos procedimientos varían de país a país y de acuerdo a la naturaleza y destino del producto.

Por MundoMaritimo

 

Share On: