Continúa inestabilidad de las tarifas en la ruta del Lejano Oriente - Costa Este de Sudamérica

2018-09-14
Esta inestabilidad se puede atribuir al uso de GRIs por parte de las navieras

Para algunas rutas de comercio, septiembre de 2018 ha demostrado ser un mes lleno de incertidumbre, debido al ligero frenesí de los expedidores frente a las navieras que tratan de aprovechar la oportunidad para aumentar las tarifas. La Golden Week también avanza lentamente dando a los operadores aún más aguas abiertas para ver qué pueden hacer antes de fin de año, destaca un reporte de Xeneta.

A continuación, se detallan los últimos avances en las tarifas de flete de septiembre observadas por Xeneta para las rutas transpacífico, Asia-Europa, Asia-Australia y Asia -Sudamérica.

Lejano Oriente - Costa Este Sudamérica

La inestabilidad de las tarifas en la ruta del Lejano Oriente - Costa Este Sudamérica no muestra señales de disminuir. Si bien la diferencia promedio de las tarifas intermensuales en el año hasta la fecha es del 9,2%, en comparación con el 8,6% de la ruta del Lejano Oriente - Noroeste de Europa, la cifra enmascara importantes variaciones mensuales. La diferencia de las tarifas para el 18 de septiembre se encuentra actualmente en un 20,2%, similar al cambio mensual en las tarifas de 20,5% registradas en marzo.

Esta inestabilidad se puede atribuir al uso de GRIs por parte de las navieras. Si bien las tarifas subieron a principios de septiembre debido a su última ronda de aumentos, ahora han disminuido en un 16,5% a US$2.104/FEU y han bajado 37,7% en comparación con el máximo de US$3.378/FEU reportado en enero.

La naturaleza efímera de estos GRI apunta a una debilidad en la ruta, pero a pesar de su éxito limitado, las navieras están presionando para una nueva ronda de aumentos, con Hapag-Lloyd buscando un GRI de US$800 por contenedor que se hará efectiva a partir del 25 de septiembre.

Lejano Oriente - Costa Oeste EE. UU. Las navieras que operan en esta ruta han sido favorecidas por varios aumentos de tarifas en los últimos meses y, aunque éstas han disminuido ligeramente durante la última semana, han logrado mantener la mayoría de los aumentos.

Durante los siete días, las tarifas han caído solo un 1,2% a US$2.276 FEU, mientras que todavía son un 3,7% más altas que a fines de agosto.

Si bien algunas navieras exitosas han registrado aumentos en las tarifas, estas se pueden atribuir a la demanda de temporada alta, también han coincidido con la implementación de las medidas punitivas del presidente Trump sobre las importaciones chinas, que entraron en vigor el 6 de julio.

Los informes de una nueva ronda de aranceles que se aplicarán a otros US$200.000 millones en productos chinos habrían exacerbado la demanda de la temporada alta, y los expedidores, sin duda, buscarían importar bienes antes de que entren en vigor aranceles adicionales.

Durante este período de incertidumbre, las navieras han aprovechado la oportunidad de elevar las tarifas, teniendo un gran éxito al impulsar los a niveles anteriores registrados en el mismo período de 2017. Estas ganancias, por lo tanto, han compensado disminuciones reportadas durante los primeros seis meses del año.

Con las festividades de la Golden Week que comenzarán a principios de octubre, las navieras tendrán la esperanza de implementar al menos una ronda más de aumentos antes de que comience la temporada baja tradicional. Sin embargo, quedan preguntas a largo plazo acerca de cómo las tarifas pueden afectar la demanda del consumidor y las cadenas de suministro actuales.

Mientras tanto, la ruta entre el Extremo Oriente - Europa Noroccidental finalmente ha superado las tarifas registradas durante el mismo período de 2017. Si bien en febrero estuvieron a la par con las registradas en igual periodo de 2017, es la primera vez este año que tienen un impacto significativo.

Aunque las tarifas han aumentado en solo US$66/FEU (3,8%) desde finales de agosto, ahora son 4,7% más altas que en el punto equivalente en 2017, gracias en gran parte a una caída en las tarifas observadas durante igual periodo del año pasado.

Sin embargo, con CMA-CGM publicando recientemente tarifas FAK de US$1.800/FEU a partir del 24 de septiembre, tal vez señalando sus intenciones de adelantarse a los descensos de las tarifas o simplemente a fin de socavar el mercado, las tarifas probablemente seguirán la tendencia del año pasado. En comparación, la naviera francesa propuso una tarifa FAK de US$2.000/FEU para el inicio de septiembre, mientras que Hapag-Lloyd está buscando implementar una tarifa de US$2.000/FEU a partir del 25 de septiembre.

En otros puntos del globo, la evolución de las tarifas en las rutas del norte-sur se ha mantenido mixta. La ruta Extremo Oriente-Costa Este de Australia ha mostrado fuertes aumentos interanuales para los operadores durante los primeros 8 meses de 2018, promediando una prima del 85,2% y se han mantenido relativamente estables desde abril.

Sin embargo, esto podría estar en riesgo luego de que se anunciara que el puerto de Melbourne recibió recientemente su primer buque de más de 8.000 TEUs. El “OOCL Seoul” de 8.063 TEUs es el primero de su tipo que recala en el puerto, ya que los operadores buscan aprovechar el aumento de la demanda y las tarifas. La pregunta que plantea Xeneta, es si otros transportistas siguen el ejemplo y si la introducción de buques más grandes dará lugar a una mayor volatilidad de las tarifas en la ruta.

Las tarifas ya son un 30,9% más bajas que el máximo de US$3.345/FEU informado en enero de este año, por lo que cualquier capacidad adicional debe administrarse cuidadosamente o las navieras corren el riesgo de desestabilizar el comercio.

Mientras que las rutas a los Estados Unidos han proporcionado a las navieras algunos desarrollos de tarifas positivas en los últimos meses, con la temporada baja acercándose. Las navieras necesitarán administrar cuidadosamente la capacidad para garantizar que las tarifas no sigan a la baja durante el resto del año.

Por MundoMarítimo 

Share On: