Constructoras españolas apuestan por el corredor bioceánico central que cruzará Sudamérica

2018-09-11
Alemania, Suiza, Reino Unido y Rusia ya habían mostrado interés a Bolivia y sus socios

Los españoles quieren ser parte del proyecto Corredor Bioceánico Central, que busca conectar el Atlántico con el Pacífico, a través de 3.700 kilómetros de vía tanto para la movilización de bienes como de pasajeros. El trazado atravesará Brasil, Bolivia y Perú, y tendría un ramal de 500 kilómetros con Paraguay, además de posibles ramificaciones hacia Chile. Por eso, España y otros países europeos han firmado acuerdos de colaboración con Bolivia, país que ha impulsado la millonaria iniciativa, según informa CincoDías.

El Presidente de España, Pedro Sánchez, aprovechó su gira de finales de agosto para sellar un pacto de cooperación con su par de Bolivia, Evo Morales, que incluye la posibilidad de invertir para sacar adelante el corredor Bioceánico. Antes que España, lo hicieron Suiza, Alemania, Reino Unido y Rusia. Empresas como OHL, Sacyr y Acciona hicieron una primera aproximación al proyecto y tienen ya su atención puesta en las obras que empezarían a licitarse en 2020.

El memorando firmado por Sánchez abre la futura actuación tanto a la inversión como a la participación de empresas españolas que, de otro modo, tendrían restringido el acceso a los concursos. Y es que, según los entendidos, en este tipo de proyectos es fundamental estar desde la fase inicial para tener opciones en futuras licitaciones.

Hasta ahora, Bolivia ha podido reunir a otros cuatro países en torno a la promoción del tren Bioceánico: Perú, Paraguay, Brasil y Uruguay. Juntos, conforman el Grupo Operativo Bioceánico (GOB), que trata de involucrar a otros países de la región, como es el caso de Chile, en lo que toca a la conexión de otras infraestructuras con el futuro pasillo ferroviario entre océanos.

Precisamente, ante el GOB, Evo Morales defendió la viabilidad de las obras, con una propuesta de financiamiento aportada en consorcio con Alemania y Suiza. Además, Reino Unido está prestando ya respaldo técnico, según reconoce el ministerio boliviano de Obras Públicas.

El gran atractivo de un tren de carga cruzando Sudamérica está relacionado con el intercambio comercial del subcontinente con Asia y el deseo de abrir vías de conexión que compitan con el Canal de Panamá. Además de su enfoque al transporte de carga, con estimaciones que hablan del movimiento de 30 millones de toneladas al año, los cálculos del GOB pasan por superar los 13 millones de viajeros en el ejercicio 2055, informa CincoDías.

Además, el diario español rescata el notable interés de Perú, que está dispuesto a potenciar su puerto de Ilo para convertirse en puerta del corredor en el lado Pacífico, tal como ha confirmado el Presidente de dicho país, Martín Viscarra, que habla ya de una ampliación de la infraestructura portuaria. El otro extremo de esta línea interestatal, en la fachada del océano Atlántico, estaría en el puerto brasileño de Santos.

Por MundoMarítimo 

Share On: