APL confirma auge en Sudamérica a dos años de su integración con CMA CGM

2018-07-30
Desde la fusión, solo en Chile, ya registra un crecimiento de 60% en volumen

Hace dos años el Grupo CMA CGM sellaba la integración de APL, optando por conservar su independencia con el propósito de potenciarla y convertirla en un negocio rentable, objetivos que se han cumplido cabalmente en Sudamérica, donde la naviera ha incrementado su presencia y ya comienza a expandirse a nuevos tipos de carga contenerizada.

Rodolfo García, gerente comercial de APL para Sudamérica, destaca que el principal cambio luego de la integración fue que “pasamos de ser una naviera de nicho a una que puede competir con las más grandes porque tenemos acceso al volumen y a las economías de escala que tiene el Grupo CMA CGM”.

Recuerda que antes de este proceso APL estaba en una situación muy compleja porque no tenía el volumen para ser competitivo en un mercado cada vez más complejo, con costos relevantes y reducidos márgenes. “Si no se tiene la escala y el volumen para competir, se tiende a desaparecer”, apunta.

Destaca que la integración le permitió a APL ajustar de manera importante los costos, “lo que- en definitiva- nos permitió sobrevivir y ser una compañía rentable”.

Servicios de gran escala

Actualmente esa vitalidad se refleja en Chile con la presencia de APL en los nuevos servicios ACSA 1, ACSA 2 y ACSA 3, en la que es operador del 100% de uno de los sling y en los que comparte espacios en buques de entre 8.000 y 9.000 TEUs con sus partners Cosco, CMA CGM y Evergreen, navieras que además son parte de su network en Latinoamérica, fundamentalmente en la ruta al Asia, en el marco de Ocean Alliance. Suma además, la red con Sea Land en servicios norte sur.  “Participar de servicios de gran escala es uno de los principales cambios desde la integración”, recalca García.            

El gerente comercial explica que APL tiene presencia en casi toda Latinoamérica, donde moviliza cerca de 450.000 TEUs los que se dividen en los mercados de México, Centroamérica y Sudamérica con un 33% cada uno.    

Detalla además que el 80% del trade en Sudamérica corresponde a Asia en exportación e importación, otro 15% a EE. UU. y cerca del 5% restante a intra-Latinoamérica.

El foco en las importaciones desde Asia, explica Rodolfo García, está en el consolidado freight all kind y trabajan además con las más importantes agencias de carga y retailers de la región. En cuanto a la exportación están enfocados en la carga dry, especialmente en commodities: harina de pescado, metales, madera en Ecuador y café de Colombia, entre otros.

Una de las cosas que rescatamos de nuestra historia como naviera de nicho, fue el reconocimiento en el manejo de carga refrigeradas frescas: como palta y arándanos, cargas que hemos logrado expandir”, subraya.

¿Naves de mayor tamaño?

Rodolfo García descarta por lo pronto el arribo a Sudamérica de naves de APL de un mayor tamaño: “Aumentar la capacidad de los buques sería un error porque la oferta y la demanda está relativamente balanceada”, aclara, aunque indica que “obviamente a futuro, si el mercado lo amerita, siempre la idea es crecer porque obtienes mejores economías de escalas y tus costos disminuyen”.

Factor clave: atención al cliente

Rodolfo García explica que el Grupo CMA CGM tiene dos marcas potentes: CMA CGM y APL, cada una con su propia estrategia, con equipos comerciales y de customer service independientes.  “En ese sentido, APL históricamente ha estado muy bien evaluado en los estudios de mercado”, enfatiza.               

“Siempre nos hemos caracterizado por el servicio personalizado, dedicado a los clientes y de respuesta rápida. Los clientes aprecian mucho tener un ejecutivo comercial o de customer service que les conteste el teléfono las 24 horas. Acá no es un misterio que esto se ha transformado en la venta de un commodity, tú vendes un espacio de un punto A un punto B, pero lo que hace la diferencia es la atención que le otorgas al cliente”, destaca García.

Apertura en Bolivia y perspectivas

El éxito de APL a partir de la fusión es evidente. En los últimos dos años en Chile ha crecido en un 60% de volumen y García estima que 2018 debería culminar con unos 35.000 TEUs movilizados, mientras que el Grupo rondará los 160.000 TEUs.

La naviera ha logrado crecer, mostrarse competitiva e, incluso, ingresar a nuevos mercados. “En los últimos años APL se ha convertido en un importante actor en la carga congelada”, resalta el ejecutivo.

Siempre bajo la premisa de crecer en forma rentable, desde WCSA la naviera analiza actualmente cómo llegar a otros mercados distintos de Asia. De hecho- indica- se evalúa cómo alcanzar Europa y volver a EE. UU. con servicios competitivos.      

El ejecutivo adelanta además que “estamos en estudios para abrir nuestra propia marca y representación en Bolivia porque es un mercado emergente que está creciendo mucho. Hay movimiento de contenedores y lo interesante es que hay muchos ingresos interesantes para las navieras”, considera.

Finalmente, señala que un desafío a nivel global para este año es que APL se sume a la plataforma digital denominada “Lara y Lisa” de CMA CGM, más rápida y eficiente, y en lo que en Sudamérica se ha trabajado intensamente para facilitar la ejecución de aspectos como las reservas de espacios y el seguimiento de los contenedores.

Por MundoMarítimo     

  


Share On: